Port Elizabeth y Cabo Oriental

Antes de 1820, cuando un grupo de hombres, mujeres y niños británicos desembarcaron en la costa de Algoa Bay para radicarse en la frontera oriental de lo que era entonces la Colonia del Cabo, no había una aldea siquiera donde hoy se yergue Port Elizabeth. A través de las décadas, la ciudad aumentó en tamaño é importancia; hoy en día, es el tercer puerto en tamaño de Sudáfrica y su quinta ciudad, siendo un punto neurálgico de la industria automotriz del país.

A pesar de su industrialización, Port Elizabeth es una ciudad bonita de clima templado, playas soleadas, hoteles para veraneantes, natación sin riesgos y condiciones ideales para la práctica del surfíng, en especial en la próxima Bahía de St. Francis. A pocos kilómetros tierra adentro, se encuentra el singular Parque Nacional del Elefante Addo.
En el interior también se halla Grahamstown, corazón de la “Comarca de los Colonos”, como se da en llamar a este sector del Cabo Oriental. Grahamstown es ahora en su mayor parte un pueblo académico. Sus muchas iglesias y colegios religiosos le han valido el mote de “Ciudad de los Santos”.

A partir de este sitio hacia el noroeste, la campiña va cambiando hasta fundirse con el Gran Karoo, un vasto subdesierto de arbustos achaparrados que cubre buena porción del interior de la Provincia del Cabo. Importante zona de cría de ganado ovino, comparte con Namaqualandia el milagro de tapizarse de vividas flores silvestres después de las lluvias vitalizantes de primavera. El este del Gran Karoo ostenta cordilleras, cuyas cumbres se ven frecuentemente nevadas en invierno.